La broma Infinita – David Foster Wallace

Martin A. La Regina Lo primero que se puede notar al tener en frente La Broma Infinita, es lo colosal y bestial que es, 1208 páginas con un tamaño de letra pequeñisimo, empero este dato no desaliente al lector porque vale la pena el riesgo.

Ya entrada en su lectura vamos a notar el libro se divide en la historia propiamente tal y 205 paginas de notas complementarias a la lectura de la misma, que nos permiten tener una mejor visión acerca de la cosmogonía, cultura y comportamiento de los habitantes de este libro distopico.

La broma Infinita llega a ser cansina en su lectura, demoré aproximadamente 9 o 10 meses en poder leerla completa, ya que no es una lectura ligera, pero el tiempo que demoré refleja mas bien que para leer la broma infinita hay que dedicarle tiempo, porque está llena de información, que complementa los hilos narrativos principales, muchas veces desde otras perspectivas, lo que nos abre nuevas lecturas sobre los hechos y sobre los personajes… Metaficción pura.

Básicamente la obra gira en torno a la obra de James Incandenza, difunto creador de la academia Enfield de tennis, experto en óptica y director de cine, quien es el creador de La broma infinita, cartucho que provoca que quienes vean esta cinta queden enganchados a ella hasta el punto de morir, algo así como una droga letal. De él (Incandenza) podemos saber por el testimonio de su familia, así como por algunos personajes que compartieron con él.
Los tópicos centrales son la adicción tanto física como psicológica, ya que todos los personajes presentan algún tipo de adicción, así como la entretención misma. Los principales hilos corresponden a la academia Enfield de tenis, A la que pertenece Hal incandenza quien ocupa gran parte de este hilo, así también a su entorno (llámese familia, amistades y gente de la academia), el Hilo de Marathe y Steeply que ocurre en el desierto de tucson en donde se dan detalles del cartucho de La Broma Infinita la posterior historia de Marathe y los asesinos de las sillas de ruedas en su busqueda del cartucho original de La Broma Infinita, y el hilo de la Ennet House, institución para la recuperación de adictos al alcohol y a las drogas, en especial de Don Gately un ex adicto al Demerol que actualmente es consejero y cuidador en la Ennet House (en este hilo me atrevo a pensar que hay muchísimo de Foster Wallace, ya que algunos tramos cuando habla de la depresión es muy profundo, tanto como lo podría contar alguien que padece). Estos hilos serían las vigas narrativas del libro, pero además deambulan por la obra muchísimos otros personajes que ayudan a ampliar el panorama y a hacer puente entre cada uno de los hilos centrales, porque de alguna forma todos los hilos están unidos, lo que hace que la novela sea tan compleja de leer, pero convengamos que al decir que sea un libro complejo, no significa que este diciendo que este libro no sea entretenido, porque sí lo es y vale la pena perderse en este laberinto.

Esta pequeña reseña no dice mucho de este libro, porque abordar todos los tópicos que son tratados en el libro daría quizás para un ensayo, pero es un humilde acercamiento a este libro del que no salí indemne, como diría Volpi de otro libro de otro autor, y tambien citando un pedazo de la obra que viene al caso cuando me refiero a la experiencia de la lectura de este libro: “Todo lo que he dejado escapar lleva las marcas de mis garras y seguramente recordaré esta lectura.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s