Ciudad de Cristal – Paul Auster

Imagen  Daniel Quinn es un escritor que firma sus obras bajo el pseudónimo de William Wilson (Como el personaje del cuento de Edgar Allan Poe). Quinn o Wilson -o él mismo- escribe novelas de misterio, goza de cierta credibilidad como escritor y gracias a las ventas de sus novelas obtiene el dinero suficiente para vivir de forma modesta. Un día recibe una llamada que lo cambiará todo. En esta llamada preguntan por alguien que no es él, un tal Paul Auster.

 Quinn o su alter ego literario William Wilson, escriben historias en las que el personaje principal es un detective llamado Max Work, que a su vez viene a ser el tercer punto en la triangulación de personajes: William Wilson, el pseudónimo literario de Daniel Wilson es el vínculo entre Daniel Quinn y Max Work; El ser y la proyección, el escritor solitario y el imaginario siamés que acompaña a Quinn en su soledad (o que es proyectado por Quinn en su soledad).

A la noche siguiente de ocurrida la primera llamada, el teléfono vuelve a sonar, pero luego de varios timbrazos, al levantar el auricular y contestar, Quinn se da cuenta que en el otro lado de la línea ya no hay nadie, han cortado.

Esperó Quinn varios días a que el teléfono volviese a sonar, y ya cuando había abandonado toda esperanza de que la persona que le había llamado anteriormente volviese a llamar, otra vez el teléfono sonó y está vez si fue Paul Auster quien con seguridad toma el control de la conversación.

Ciudad de cristal no es la típica novela policial, si bien puede adscribirse al género, diría que tiene más de psicológico, que de novela detectivesca. En esta novela abunda en enormes cantidades la soledad, el abandono, las largas caminatas por la ciudad de Nueva York tras los pasos del padre de Peter Stillman, es él quien le contrato para mantener vigilado a su padre y para evitar que este vuelva a dañarle como ya lo había hecho anteriormente. Con el paso de las paginas somos participes del proceso de difusión de la identidad de Daniel Quinn (Paul Auster), quien se obsesiona con la misión encomendada a tal punto que termina diluido en la nada misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s