La Provincia – Marcelo Mellado

ImagenRogelio Rojo, habitante de la ciudad de San Antonio, practica con frecuencia el arte de la caminata por la ciudad, ademas de esto Rogelio en sus cavilaciones medita sobre la ciudad misma y sobre los cambios producto de la globalización, pero nuestro personaje no practica la caminata por simple placer (puede ser que sea así) pero también nuestro personaje hace estos paseos porque “la mujer de sus sueños” le pide (o mejor dicho lo hecha a la calle) a que vaya a hacer las compras y que regrese horas mas tarde, también Rogelio como técnica de supervivencia huye para evitar el caos en el hogar. es en uno de estos paseos en que Rogelio Rojo llega a casa de Eulogio Bolla (mención merece el hecho que la doble ele se pronuncie como ele) y que Eulogio también sea conocido como “el hacedor de asados” sujeto que tiene cierta capacidad para imaginar proyectos o planes, ademas de la capacidad oratoria de este, lo cual Rogelio admira muchísimo. En esta junta “asado” consistente en unos choripanes con algo para el buche es que Eulogio le cuenta alguno de los proyectos que tiene concebidos en el disco duro que es su cabeza…

Mas o menos asi comienza La Provincia, de Marcelo Mellado, por cierto el relato de esta primera parte del libro esta suprimido en relación a la historia porque lo mejor de una historia esta en descubrir todos los detalles teniendo el libro entre manos… me desvio del tema asi que retomamos: El libro esta lleno de reflexiones acidas, presenta situaciones delirantes, como por ejemplo el “Carnaval Poético Municipal” que se lleva a cabo en Cartagena y es tan delirante que incluye un desfile de carros alegóricos representando a las distintas tribus poéticas existentes, una parodia a la escena poética nacional o pueblerina (que en este caso es lo mismo). Para mellado los poetas son unos cretinos, el mal mayor y es por eso que no pierde oportunidad para burlarse del medio.

Me agrada la escritura despierta de mellado, la escritura de viejo culiao amargado que todo lo critica, ya que esto es signo de inconformismo de quien no se ha quedado dormido en los laureles del academicismo, aunque en la lectura encontraremos mucho de academicismo en las reflexiones, así como también mucho manejo de conceptos políticos (otros de los siempre parodiados), pero a ciencia cierta puedo decir que el personaje principal del libro es el discurso: el hablar por hablar, el hablar de sueños (proyectos), el hablar en la desmesura, el chamulleo, el ejercicio del “bla bla bla” carente de lo que carecen los sueños, hechos, o el hecho de llevar a cabo los sueños (proyectos) y no quedarse en palabras…

Muy buen libro, me saco carcajadas durante toda la lectura y se agradece esto en la literatura… la daga afilada que saca carcajadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s