Bomarzo – Manuel Mujica Láinez

 Bomarzo es una novela tremenda, magnificente. Con justicia Bolaño la llamo como “El gran fresco del renacimiento,”   ya que en esta queda de manifiesto el diario vivir del hombre renacentista de aquella época, que no piensa en el futuro porque sabe que en cualquier momento la muerte vendrá disfrazada de traición a buscarle.

A lo largo de las 670 páginas que conforman esta obra el fantasma del Duque de Bomarzo Pier Francesco Orsini mira hacia el pasado y nos narra sus aventuras, desdichas y medita sobre aquello que vivió como un ejercicio de sinceridad y verdad.

Desde el horóscopo elaborado por el físico y astrólogo Sandro Di Benedetto al momento de nacer, que deparó una vida que trascendería a la muerte y también un enorme sufrimiento que vino en forma de defecto físico. Un peso que cargo sobre su espalda, que influyo en toda su existencia y por el cual le fue negado casi todo aquello a lo que puede aspirar un ser normal, moldeando aquel carácter sensible y caprichoso que queda de manifiesto a lo largo de la obra, la difícil relación con sus hermanos y con su padre, que en muchas oportunidades lo humillaron por poseer aquella giba, el amor incondicional que le entrego su abuela, la vieja Diana Orsini, amor que en un periodo fue el único bálsamo capaz de hacerle olvidar por un momento todos los tormentos de aquel defecto físico el cual lo hacia blanco de todas las burlas, la carta escrita por el alquimista Juan Dastyn al cardenal Napoleón Orsini la cual aparentemente contiene el secreto de la inmortalidad y que motivo en el Duque la búsqueda de aquel secreto que ya había deparado el horóscopo, la aparición del alquimista Paracelso quien cura al Duque de una enfermedad que sin remedio lo llevaba lentamente hacia la muerte y aquella corta amistad, las muchísimas intrigas que pueblan el relato y nos dan a entender como la ambición movía a aquellos que tuvieron el honor de nacer con un apellido de estirpe, el amor del Duque por su esposa, Julia Farnese de quien jamás pudo poseer su corazón y la posterior muerte de esta, que motivo la construcción del sacro bosque de las estatuas ,que a su vez también inmortalizan sucesos vividos en la vida del Duque.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s