La broma Infinita – David Foster Wallace

Martin A. La Regina Lo primero que se puede notar al tener en frente La Broma Infinita, es lo colosal y bestial que es, 1208 páginas con un tamaño de letra pequeñisimo, empero este dato no desaliente al lector porque vale la pena el riesgo.

Ya entrada en su lectura vamos a notar el libro se divide en la historia propiamente tal y 205 paginas de notas complementarias a la lectura de la misma, que nos permiten tener una mejor visión acerca de la cosmogonía, cultura y comportamiento de los habitantes de este libro distopico.

La broma Infinita llega a ser cansina en su lectura, demoré aproximadamente 9 o 10 meses en poder leerla completa, ya que no es una lectura ligera, pero el tiempo que demoré refleja mas bien que para leer la broma infinita hay que dedicarle tiempo, porque está llena de información, que complementa los hilos narrativos principales, muchas veces desde otras perspectivas, lo que nos abre nuevas lecturas sobre los hechos y sobre los personajes… Metaficción pura.

Básicamente la obra gira en torno a la obra de James Incandenza, difunto creador de la academia Enfield de tennis, experto en óptica y director de cine, quien es el creador de La broma infinita, cartucho que provoca que quienes vean esta cinta queden enganchados a ella hasta el punto de morir, algo así como una droga letal. De él (Incandenza) podemos saber por el testimonio de su familia, así como por algunos personajes que compartieron con él.
Los tópicos centrales son la adicción tanto física como psicológica, ya que todos los personajes presentan algún tipo de adicción, así como la entretención misma. Los principales hilos corresponden a la academia Enfield de tenis, A la que pertenece Hal incandenza quien ocupa gran parte de este hilo, así también a su entorno (llámese familia, amistades y gente de la academia), el Hilo de Marathe y Steeply que ocurre en el desierto de tucson en donde se dan detalles del cartucho de La Broma Infinita la posterior historia de Marathe y los asesinos de las sillas de ruedas en su busqueda del cartucho original de La Broma Infinita, y el hilo de la Ennet House, institución para la recuperación de adictos al alcohol y a las drogas, en especial de Don Gately un ex adicto al Demerol que actualmente es consejero y cuidador en la Ennet House (en este hilo me atrevo a pensar que hay muchísimo de Foster Wallace, ya que algunos tramos cuando habla de la depresión es muy profundo, tanto como lo podría contar alguien que padece). Estos hilos serían las vigas narrativas del libro, pero además deambulan por la obra muchísimos otros personajes que ayudan a ampliar el panorama y a hacer puente entre cada uno de los hilos centrales, porque de alguna forma todos los hilos están unidos, lo que hace que la novela sea tan compleja de leer, pero convengamos que al decir que sea un libro complejo, no significa que este diciendo que este libro no sea entretenido, porque sí lo es y vale la pena perderse en este laberinto.

Esta pequeña reseña no dice mucho de este libro, porque abordar todos los tópicos que son tratados en el libro daría quizás para un ensayo, pero es un humilde acercamiento a este libro del que no salí indemne, como diría Volpi de otro libro de otro autor, y tambien citando un pedazo de la obra que viene al caso cuando me refiero a la experiencia de la lectura de este libro: “Todo lo que he dejado escapar lleva las marcas de mis garras y seguramente recordaré esta lectura.”

Anuncios

Ladrones como nosotros – Edward Anderson

2348pg Ladrones como nosotros, es considerada como un clásico dentro del genero de la novela negra (no diré que Raymond Chandler la consideraba una gran novela, pero fue de esa forma, o al menos así nos lo hace saber la contraportada de la edición de Poliedro, editada el año 2003).

Bowie Bowers, Elmo Mobley y T-Dub “metralleta” Masefield, acaban de escapar de la penitenciaría de Alcatona y volverán a hacer aquellos que los une, asaltar bancos ubicados en pueblos perdidos, pero antes recalan en el refugio de Dee Mobley, quien los ayudará a conseguir un coche para escapar, aquí es donde Bowie conoce a Keechie, la hija de Dee Mobley por la que comienza a sentirse fisiológicamente extraño… Quizás enamorado.

 

Pasado el tiempo Bowie vuelve a encontrarse con Keechie en el mismo escondite, pero esta vez Bowie está herido y Keechie se encarga de cuidarle. Está vez Bowie le hace saber sus sentimientos a lo cual es correspondido y sin pensarlo demasiado le pide que huyan juntos.

 

Más o menos esta es parte de la trama de Ladrones como nosotros, en la que además de la lucha de un amor contra un destino marcado, también trata sobre la amistad alimentada en los atracos a bancos y en el tiempo muerto después de cada asalto, tiempo en el que deben desaparecer hasta que la expectación por los asaltos haya pasado, básicamente es la disyuntiva de Bowie respecto a esa amistad y lealtad por sus amigos, que terminará de forma violenta, así como traerá descanso a ese intenso amor que huye sin encontrar la calma necesaria para desarrollarse.

Mucha crítica ácida a las formas de poder que roban a destajo a los pobres, acción y por supuesto, una historia que envuelve hasta llegar a la última pagina, es lo que nos ofrece este entretenido libro.

Correr tras el viento – Ramón Díaz Eterovic

1360198796 Correr tras el viento es una novela publicada el año 2009 por LOM editores y es un trabajo relativamente distinto a lo que comúnmente nos encontraríamos en una novela del querido Heredia, aunque sí comparte con esta saga la tristeza y la melancolia que forman parte del decorado y de como estos estados moldean la personalidad de los personajes.

La historia comienza con un silencioso Changa evocando el pasado, más especificamente a un mes incierto del año 1914, en que llega a Punta Arenas Yaco Rendic de nacionalidad Croata, que a medida que avanzamos en la obra sabemos que llega a la ciudad como un espía de los Alemanes, cuya misión es primeramente conseguir información acerca del movimiento de los barcos Ingleses por el estrecho de Magallanes (importante mencionar que durante este año se inició la Primera guerra mundial, y a pesar de estar geográficamente tan distantes de los lugares donde se desarrolló el conflicto, el Estrecho de Magallanes era una ruta por la que pasaban barcos de todas las nacionalidades, de ahí la importancia del control de este lugar, ya que la estrategia siempre ha sido importantísima en los conflictos bélicos, más para los ingleses que poseían intereses en las Islas Malvinas).

Durante las instrucciones que se le entregan a Rendic en su primera reunión, se le pide encarecidamente que no vaya a enamorarse de Martina, quien oficia como Prostituta en “la casa rosada”, pero la belleza de Martina es como un imán que todo lo atrae, a lo que Rendic termina enamorándose a primera vista de Martina, así como también lo está Changa y así como también lo parece estar Ariel Camargo, jefe de la policía de la ciudad, quien extorsiona a Martina con algo de su pasado que él sabe, y quien ve en Yaco Rendic a un enemigo.

Más o menos de esta forma comienza Correr tras el viento, novela en la que se mezcla en partes iguales el amor, la venganza, la valentía y la cobardía; el amor dado por la aceptación a los defectos físicos, y el amor a primera vista, así como el amor posesional (Changa, Rendic y Camargo respectivamente), la venganza producto de saber que la persona amada fue lastimada en aquello que más valor poseía para sí misma y ante los ojos del resto, la valentía de poner la vida en juego en cada una de las misiones encomendadas y la cobardía de la venganza no acometida, la que cargará nuestro protagonista hasta la última palabra antes del punto final.

Entretenida obra, que seguro provocará sentimientos encontrados, tal y como le ocurrió a este humilde lector.

Ciudad de Cristal – Paul Auster

Imagen  Daniel Quinn es un escritor que firma sus obras bajo el pseudónimo de William Wilson (Como el personaje del cuento de Edgar Allan Poe). Quinn o Wilson -o él mismo- escribe novelas de misterio, goza de cierta credibilidad como escritor y gracias a las ventas de sus novelas obtiene el dinero suficiente para vivir de forma modesta. Un día recibe una llamada que lo cambiará todo. En esta llamada preguntan por alguien que no es él, un tal Paul Auster.

 Quinn o su alter ego literario William Wilson, escriben historias en las que el personaje principal es un detective llamado Max Work, que a su vez viene a ser el tercer punto en la triangulación de personajes: William Wilson, el pseudónimo literario de Daniel Wilson es el vínculo entre Daniel Quinn y Max Work; El ser y la proyección, el escritor solitario y el imaginario siamés que acompaña a Quinn en su soledad (o que es proyectado por Quinn en su soledad).

A la noche siguiente de ocurrida la primera llamada, el teléfono vuelve a sonar, pero luego de varios timbrazos, al levantar el auricular y contestar, Quinn se da cuenta que en el otro lado de la línea ya no hay nadie, han cortado.

Esperó Quinn varios días a que el teléfono volviese a sonar, y ya cuando había abandonado toda esperanza de que la persona que le había llamado anteriormente volviese a llamar, otra vez el teléfono sonó y está vez si fue Paul Auster quien con seguridad toma el control de la conversación.

Ciudad de cristal no es la típica novela policial, si bien puede adscribirse al género, diría que tiene más de psicológico, que de novela detectivesca. En esta novela abunda en enormes cantidades la soledad, el abandono, las largas caminatas por la ciudad de Nueva York tras los pasos del padre de Peter Stillman, es él quien le contrato para mantener vigilado a su padre y para evitar que este vuelva a dañarle como ya lo había hecho anteriormente. Con el paso de las paginas somos participes del proceso de difusión de la identidad de Daniel Quinn (Paul Auster), quien se obsesiona con la misión encomendada a tal punto que termina diluido en la nada misma.

Colaboración en el sitio (publica tus reseñas)

Saludos a todos quienes pasan por este (un poco abandonado) sitio.

 

Tal y como dice más arriba, si les gustaría colaborar con sus reseñas de libros, criticas, comentarios sobre libros, o incluso la exploración de nuevos terrenos o formas dentro de lo que significa contar de que trata más o menos un libro, los invito a participar de este sitio.

 

Los requisitos no son muchos, solo que tengan ganas de escribir… No hay pago, ya que no recibo ingresos por el sitio, pero es una buena instancia para crear, construir, divagar o simplemente hablar sobre un libro en particular, sobre autores, y el infinito de las palabras… El estilo es libre, extensión libre, autores y libros a su parecer.

 

Cualquier colaboración aquí: bibliotecadeloserrantes@gmail.com 

 

Saludos.

Vidas Imaginarias – Marcel Schwob

Imagen La primera referencia que tuve de Schwob, fue leyendo a Bolaño, luego fue con el prólogo de la historia universal de la infamia, de Borges en que me tope por segunda vez el nombre de este escritor (No paradójico el hecho que en la historia fuera Borges primero quien lo mencionase, y luego Bolaño, y antes de él, quizás cuantos más).

Vidas imaginarias se compone de 23 reseñas de personajes de la historia, en donde la gracia (así igual en la historia universal de la infamia, de Borges) está en la alteración, o mejor dicho en la inventiva de hacer hechos y situaciones paralelas a lo que consignan las biografías reales. El hecho de nadar mar adentro en la imaginación y llevar esto al papel  algo que muy bien sabía realizar Schwob.

Dispares personajes, desde un incendiario, hasta un capitán pirata es lo que se puede encontrar en este pulentoso libro, pasando por un ardoroso pintor  y su obsesión con las líneas y las rectas, o la reseña de Burke y Hare; la mente criminal y su ayudante, asesinos psicópatas que llevaron el arte del asesinato a altas cotas.

Un libro con una prosa memorable, porque así es Schwob, uno de esos escritores que pueden considerarse pequeños, pero que dan libros enormes como este.

Valoración: Dos queques

El Largo Adios – Raymond Chandler

Imagen     A los que el azar los traigo por estos y no hayan leído este libro, pero que quieran un empujoncito para decidirse a leerlo, les puedo decir que no van a perder el tiempo con las 330 paginas que tiene la versión que acabo de leer, porque es un libro “casi” inconmensurable, de lo bueno que es.

(Spoiler mal contado y torreja, para que se enteren bien de como va la cosa, con la  lectura del libro)

Marlowe conoce por casualidad a Terry Lenox, quien evidentemente borracho, y luego del dialogo de rigor, es ayudado por Marlowe, quien se lo lleva a su departamento, para que descanse.
Cada cierto tiempo coinciden y esto hace que entre conversaciones ahonden en parte en sus vidas, lo que cree cierto entendimiento ligado a la amistad. Y así hasta que un día Terry Lenox, le pide a Marlowe que lo lleve al aeropuerto, para que lennox escape a Tijuana porque asesino a su esposa, o cree haberlo hecho.

El resto de la novela, es como tirarse por un tubo, de lo vertiginosa que es, muy bien estructurada y el argumento es muy bueno… Es del tipo de libro que no deja reseca tras la lectura, al contrario.